En éste tipo de familia la juventud domina el estado de ánimo de todos los integrantes, al ser contagioso el interés de cambio, que casi todos los jóvenes tienen.
Cuando se ha crecido emocionalmente con los hijos compartir es sencillo porque se reconoce la vitalidad propia de la edad sin desear usurparla sino solo acompañarla. Toda la familia se beneficia de la visión de cambio, de solidaridad, de empatía que generalmente rodea a los jóvenes cuando crecen y maduran en un entorno de protección y contención.
Este clima de convivencia que pareciese idílico, es uno de los deseos profundos de éste tipo de familia, por lo que acompañarles en la construcción de opciones y posibilidades, crea vínculos entrañables, que dan engagement y fidelidad, por lo que representa una oportunidad para vincularse con la familia en la que maduran los milenarios.
La familia es el centro de un futuro brillante y vital.
Mayra Herrera Roqueñí, Solution Program Director.
La fotografía  de nuestra colección ,  fue tomada por José Cruz Mortales Lira