Su segunda inversión más fuerte (9% de su gasto) es en el pago de servicios, tales como electricidad, combustible, agua y predial. A diferencia de los que sucede en las familias de Papá, Mamá y Niños y de Papá, Mamá y jóvenes, en estas familias la educación no se encuentra dentro de los tres gastos principales. Su gasto en este rubro está por debajo del promedio general.
Estas familias destinan más dinero que el resto de las familias o los conceptos de cuidado persona, vestido y calzado. Carne, leche y cereales son los alimentos en los que más gastan.
En estas familias, la partida destinada a la adquisición de vivienda es menor que en el resto de las familias. Las familias de Papás Solos con Hijos viven en casa de sus padres o cuentan ya con casa propia, de ahí que el gasto destinado a la adquisición de vivienda sea menor.
Gastan dos veces más que las Mamás Solas con Hijos en alimentos consumidos fuera del hogar.
Marisela Rodríguez
Marissa Hernández, Solution Program Manager.
Fotografía de nuestra colección tomada por Leticia Herrera